Seguidores

9.12.10

Last chance

Nunca pensó que alguien como él pudiese convertirse en su mundo. Ella llegó a darle su corazón pues sabía que él lo apreciaría.
Todos los días él la esperaba afuera y pasaban juntos todo el día. Ella le miraba a los ojos y antes de que pudiése pronunciar palabra, él conseguía silenciar todos los sonidos.

Ella contaba los minutos en clase, cada vez quedaba uno menos para verle. Se alegró tanto cuando sonó el timbre. Anunciaba el final de las clases y el comienzo de las vacaciones de navidad.
Corrió ilusionada a la puerta exterior de su instituto. Pero nadie fue a su encuentro... Decidió esperar por si acaso él se había retrasado. Media hora, una hora, hora y media...
Decepcionada volvió a casa al recibir una llamada de su madre. Cuando entró ellos la estaban esperando.
- Siéntate, tenemos que hablar - dijeron muy serios.
Ella esperaba que la regañasen por todo el tiempo que compartía con él pero no fue así.
Lágrimas empezaron a resbalar sobre sus pálidas mejillas. Quiso gritar pero temía a romperse en mil pedazos aunque eso ya poco la importaba... Agonizaba como si la vida se evaporase en un instante. Sus padres se apresuraron para abrazarla y evitar que se desmayase.

"Ha tenido un accidente. Y él ha..." !Resonaba en su cabeza como el eco entre las montañas! 
Pasaron los días y ella deseaba volver atrás, retroceder en el tiempo. Pensó en la última frase que él la dijo:
Cada segundo que vivo es una fortuna. Porque lo vivo con mi vida y mi vida eres tú. Jamás permitiría que el silencio me separase de ti y si así fuese, quiero que sepas, que seré tu ángel. 

Ella sintió una cálida caricia. Puso su mano encima y respondió:
Tú te llevaste mi corazón, tú me enseñaste a querer, tú eres lo que quiero, quise y querré por siempre.


1 comentario: