Seguidores

6.11.10

Myself.

Despiertas con el tiempo detenido. Te planteas si el paso dado ha sido para avanzar o para retroceder. Un último segundo, respira. Respira una vez más.
Un latido, dos latidos, tres latidos y una lágrima empieza a resvalar por tu mejilla. Un suspiro, una caricia...


No hay comentarios:

Publicar un comentario